Tu propósito de año nuevo, la inscripción al gimnasio al que nunca volviste, esas visitas cada 4 meses al Nutriólogo para ahora si empezar con todo, no han dado resultado? Tu problema es que tienes poca fuerza de voluntad? Es cierto, hay personas que tienen mayor fuerza de voluntad que otras, y para muchos de nosotros es un problema y verdaderamente un desafío no caer en la tentación.  Pero, entendemos bien que es la fuerza de voluntad y que se puede hacer al respecto.  Hay diferentes estudios que hablan sobre como mejorar nuestra fuerza de voluntad.

El Psicólogo Roy Baumeister, PhD, de la Universidad de Florida  describe tres componentes para lograr los objetivos: primero, hay que establecer la motivación para el cambio y fijar metas claras.  Segundo, hay que monitorear nuestro comportamiento hacia la meta.  Y tercero, la fuerza de voluntad.

La fuerza de voluntad en su definición es la habilidad para resistir  tentaciones a corto plazo para alcanzar metas a largo plazo.  Desafortunadamente, los estudios muestran que es un recurso limitado; la buena noticia, es que es la fuerza de voluntad de cada persona se puede desarrollar y fortalecer con un poco de esfuerzo y algunos trucos!

Un buen truco es el de Walter Mischel, importante Psicólogo Vienes que estudia la personalidad, que determinó a través de su “Estudio del Malvavisco” que es de mucha ayuda evitar ver la tentación en cuestión.  En éste estudio lo que hizo fue darle a escoger a un grupo de niños de preescolar entre recibir un malvavisco de inmediato o recibir dos si esperaban por un tiempo indeterminado. Los niños que miraron fijamente el dulce resistieron menos la tentación de agarrarlo, que aquellos que se distrajeron viendo para todos lados, evadiendo ver el malvavisco. Este principio de “fuera de la vista, fuera de la mente”  aplica a los adultos también.  Otro estudio reciente, por ejemplo, demostró que los oficinistas que tienen dulces sobre su escritorio a plena vista comen mas, que aquellos que los tienen adentro de los cajones de su escritorio.

Una técnica para mejorar la fuerza de voluntad es lo que en Psicología llaman “Intención de Implementación”. Por lo general, estas intenciones toman forma de declaraciones “en caso de” que ayudan a las personas a planear situaciones en donde saben que podrán caer en la tentación. Por ejemplo, si vas a un restaurante, desde el camino puedes planear comer una ensalada y pescado a la plancha y pedirlos al mesero en lugar de buscarlos en el menu, escondidos entre fritangas y carbohidratos deliciosos, que tendrás que forzarte a resistir.  Evita torturarte! No vayas a pasar la mañana en el pasillo de la panadería, probando que tan resistente eres!!

Aún cuando los Estudios dicen que la fuerza de voluntad es limitada, esta comprobado que con la motivación correcta, encontramos esa reserva de fuerza y logramos el objetivo. Si tu motivación no es la indicada, o no estas en el mindset correcto, es probable que por más que le eches ganas, las tentaciones te ganen. Otros Estudios comprobaron que cuando el premio por seguir una tarea de auto-control involucra un pago o premio, los individuos persisten más que en aquellos casos donde no hay ningún reconocimiento tangible. Ponte un premio! Decide que cuando llegues a tal talla, te regalarás un viaje de shopping!!

Algunos especialistas comparan la fuerza de voluntad con un músculo que se fatiga por uso excesivo: al principio, cuando se trata de fortalecer, es muy cansado y éste se agota, pero con el tiempo, estos esfuerzos hacen que se vuelve más fuerte y el esfuerzo parezca menor. En un estudio con gente que quería dejar de fumar hicieron dos grupos: a uno le asignaron tareas de auto-control de dos semanas, como no comer dulces o carbohidratos, o hacer ejercicio diario… al otro grupo no le dejaron ninguna tarea. Después de un par de meses, el grupo que se “entrenó mejorando su auto-control” tuvo más éxito en dejar de fumar que el grupo que de la nada trato de hacerlo. Empieza con metas cortas y realistas, no digas “durante los próximos 6 meses…”, empieza por cumplir semanalmente con tu meta, tener ese logro y disfrutarlo! Y semana a semana, ve subiendo la meta: 1a semana, tres días al gym; 2a semana, 4 días al gym; 3er semana, 4 días al gym y cero carbohidratos en la cena; 5a semana, 4 días al gym y cero carbs comida y cena…

Una vez que logres mantenerte en el objetivo de tu meta, por ejemplo, haciendo ejercicio regularmente como parte de tu rutina, te será mucho más sencillo escoger lo que comes, bajarle a lo que tomas, dejar de fumar… tu fuerza de voluntad irá mejorando y la satisfacción de tus logros te ayudará muchísimo para lograr tus demás objetivos.

Esta comprobado que hacer listas de propósitos de Año Nuevo es de las peores ideas que existen! Ponerte varias metas importantes al mismo tiempo es contraproducente, ya que si flaqueas y no cumples en alguna, esto puede llevarte a tirar la toalla con todas las demás. Dejar de fumar, ponerte a dieta, hacer ejercicio, bajarle a la fiesta…. todo a partir de enero? Uno por uno!! Una vez que logres comer sano o ir regularmente al gimnasio, ésta meta cumplida se convertirá en un hábito que no va a demandar tanto tu atención para tomar decisiones en cada comida o en si te sales de la cama para ir al gym; entonces, aquí es cuando puedes pasar a tu siguiente meta, como dejar de fumar.

Ahora, ya vienen las vacaciones… no te flageles!  Disfruta y no te castigues por no haberlo logrado! Regresa en enero que tendremos planes reales para estar muy sanos y guapos arrancando el 2015!!

 


Te gusto?


 Compartir en tus redes:

Print Friendly, PDF & Email

¿y tú, qué opinas?