Los “amigos en común” se han vuelto aun mas importantes desde que empezamos a usar las aplicaciones de citas como juegos.

El mes pasado hice una prueba tratando de encontrar una cita aceptable a través de la nueva tecnología de Facebook Graph Search, fallando indiscutiblemente. Pero la idea de aprovechar toda la información que Facebook ya tiene, que ha ido compilando acerca de mi a través de los años es tentadora, solo le falta alguien que me presente y diga “Oye, sé que eres soltero, conoces a mi amiga…”

Hace sentido que en el ultimo años, muchas aplicaciones para conocer gente – tener dates, se hayan acercado a la plataforma de Facebook: Tinder (fotos de gente que esta cerca), Bang With Friends (fotos de gente que ya conoces) y Twine (ubicación e intereses según perfil de Facebook, pero sin fotos hasta que chateas). Si te preguntas si funcionan, depende mucho de que es lo que estés buscando.

La pseudo-nueva aplicación, Hinge, lanzada en Nueva York en agosto del 2013 con miles de usuarios. Así funciona: le das acceso a la app a tu información básica de Facebook; en base a esto, la app te da una lista de personas con las que tienes “hinges” (o amigos e intereses en común). Tu calificas estas coincidencias o matches del 1 al 5, y si tu y un potencial match se calificaron arriba de 4, entonces te llega un mail de introducción.

Algunos lo llaman Hot-or-Not para Facebook; yo lo llamo Hot-or-Not para LinkedIn.

Hinge no se anuncia como la aplicación para los In-millenials de LinkedIn, pero el algoritmo que usa parece diseñado para esto. El usuario promedio de Hinge tiene 750 amigos en Facebook, tiene 27 años. 99% están titulados de la Universidad.

Creada inicialmente para usarse en Washington, ha tenido mucho éxito en otras ciudades. Por ejemplo en Nueva York, los usuarios trabajan en empresas como American Express, McKinsey & Co., Morgan Stanley y Bloomberg. Lo que significa que éste nicho es de gente exitosa en círculos elitistas. En su blog, han nombrado la Universidades mas hot the D.C. de acuerdo a la cantidad de matches que se han creado con usuarios que sean alumnos o ex-alumnos de estas Universidades. La exclusividad y transparencia de Hinge (tu nombre, trabajo, edad y educación que están disponibles para todos tus matches) puede resultar discriminatorio para algunos usuarios potenciales, pero para otros que prefieren descartar a los desempleados o sin estudios, es una medida excelente.

Además de la verificación de amigos en común, lo que hace a Hinge particularmente atractivo para los profesionales jóvenes es que involucra a nuestro adorado Facebook con los componentes habituales de las citas en línea. Esta es la aplicación de la revolución post-data, algo que no juega con la pulida información que subimos a Facebook, si no que toma información que involuntariamente hemos estado subiendo durante años para crear un perfil mas completo, para bien o para mal.

Aplicaciones anteriores como BWF o Tinder se han satanizado como aplicaciones para simples encuentros sexuales o como para alimentar el ego, que adulan al usuario con el like de su foto. Amigos en común y atractivo son los componentes clave para lograr una cita en Hinge, su CEO McLeods admite, pero jura que no es una app para encuentros casuales. “Estamos trabajando para integrar “likes” en una forma que tenga significado, pero no estamos usando tecnología “Graph Search”. Estamos desarrollando la nuestra, “Romance Graph”. Estamos buscando integrar otras tecnologías de gusto como LinkedIn, Spotify y Netflix para tener aún una mayor compatibilidad a nivel romántico y de intereses en común”

Justin McLeod concluye: “si tenemos un sistema de calificación abajo-o-arriba, pero no somos una aplicación que se ha convertido en un juego. No es sobre hacerla un juego, es sobre simplicidad. Nosotros lo que queremos son citas, no encuentros casuales ni conseguir a tu alma gemela, queremos más primeras citas.”

Tu usas alguna de éstas aplicaciones?  Cuéntanos en los comentarios cual y si te ha servido!!!


Te gusto?


 Compartir en tus redes:

Print Friendly, PDF & Email

¿y tú, qué opinas?