Las raíces de las orquídeas terrestres prefieren estar constantemente húmedas, casi mojadas; las raíces de las epífitas y litófitas prefieren mantenerse húmedas, más no mojadas. Es uno de los cuidados básicos!! Si el medio en el que están retiene demasiada humedad, se pudrirán las raíces.

Considera esto cuando hagas tu receta: lo más importante es que las raíces tengan ventilación y que el sustrato permita un buen drenaje.

Otro indicador para saber que necesita tener tu receta es que las raíces delgadas prefieren un sustrato de pequeños pedazos y que retenga bien la humedad, como el musgo.  Las raíces gruesas necesitan trozos más grandes que forman huecos más amplios por donde pasarán; prefieren conservar humedad sin estar mojadas.  Los ingredientes serán los mismos, solo de diferente tamaño.

Además de las necesidades que tenga tu genero, lo más importante es el ambiente en donde vives y la rutina de riego que quieres llevar a cabo.   Si vives en un lugar con ambiente caliente y seco y tu mezcla es mayormente corteza, tendrás que regar con mayor frecuencia y más abundantemente ya que ésta se secará más rápido y las primeras onzas de agua que le des a tu orquídea será absorbida por la corteza, no por las raíces.  Al contrario, si tu mezcla contiene mayormente musgo esfagno, éste retendrá la humedad por más tiempo y tus raíces estarán contentas.

En el caso opuesto, si vives en un lugar frío o con temporadas muy frías y con poca luz, necesitas un medio que retenga ponga humedad y tener cuidado de no regar de más para que las raíces no estén empapadas todo el tiempo.  Si baja mucho la temperatura, puedes usar un tapete calefactor para ayudar a las plantas a mantener una temperatura más cómoda.

Una combinación por ejemplo: 4 partes de corteza de abeto, 1 parte de carbón y 1 parte de perlita.  Troceados o molidos, dependiendo del tamaño que requieras.

Los nuevos sustratos, antes de usarlos, siempre tienen que remojarse, de preferencia toda la noche, para asegurar que retendrán humedad (menos el poliestireno).  Colócalo en una cubeta o balde y agrega agua caliente, deja reposar.  Después escúrrelo en un colador y enjuágalo bajo el grifo para remover polvo y pequeñas partículas.

TIP: coloca una red en tu coladera, los pequeños pedazos podrán tapar tus tuberías!!

Este tipo de medio requiere una mediana atención, ya que tendrás que estar revisando que tan húmedo está el sustrato.  Una maceta de plástico transparente es la mejor opción para hacerlo por dos cosas: permite la entrada de luz para fomentar la fotosíntesis en las raíces y te permite a ti revisar el estado de éstas sin que tengas que estar sacando a la planta de su maceta para verlas.

Print Friendly, PDF & Email

¿y tú, qué opinas?