Los Beagles son por naturaleza fuertes, inquietos, rápidos y muy activos. Sin embargo, éste perro llamado Kale Chips, rompe esa regla, pesa más de 31 kilos, que para su raza y tamaño significa que es un perro con obesidad mórbida.

Kale fueentregado al refugio A Tale at a Time por sus dueños, una pareja mayor que no podía ya cuidar de él y preocupados por la situación, buscaron ayuda.

 

Trabajando con otras dos organizaciones, buscarán reducir el peso del animal a base de ejercicios moderados en agua, porque esta en muy mala condición física y sus articulaciones no aguantan su peso, y una dieta alta en proteína y muy baja en calorías.

 

Creen que el perro era alimentado de más con comida regular para perro y restos de comida, pero el problema más grave fue que por la condición de sus ancianos dueños, éste Beagle era completamente sedentario. No lo sacaban a caminar o a jugar, comía y dormía la mayor parte del día y la situación fue empeorando poco a poco. Al grado que para meterlo al refugio, tuvieron que usar un carretón porque no puede caminar distancias largas.

Para todos los que tienen mascotas pasadas de peso, puede ser una buena idea cambiar su dieta chocando con sus veterinarios y por supuesto, sacarlo a pasear o jugar aventándoles una pelota para que corran mas seguido!!

Lo tienen que ayudar para caminar como se ve en el vídeo (baja calidad):

Print Friendly, PDF & Email

¿y tú, qué opinas?